Una Comunidad de Hermanas en el Camino

Por Marta Castillo, Ministro de Liderazgo en Formacion Intercultural

La pastora pensó por un momento, luego se quitó la bufanda rosada brillante y la tendió en forma de una cruz en el espacio estrecho entre las camas. Luego, ella nos pidió a una de nosotras que saliera y consiguiera algo de tierra para colocar junto a la cruz. Los dos símbolos, la cruz de color rosada brillante y la tierra yacen juntos como una poderosa imagen de la vida, la muerte, la salvación y la libertad. Comenzamos a orar, atentas al Espíritu y a nuestra hermana, mientras ella hablaba, lloraba y oraba para dejar ir la culpa paralizante que llevaba después de la muerte de su padre cinco años antes. La ungimos con aceite y con nuestras oraciones de bendición, creyendo que el poder de Jesús traería transformación y libertad en su vida y caminaría con Dios. Supongo que podríamos haber escuchado su historia y haber orado por ella sin los símbolos, pero había poder en las adiciones físicas y visuales al acompañamiento de las hermanas.  Esta es una historia entre muchas historias de un fin de semana poderoso de hermanas acompañando una a la otra. 

Durante el primer retiro (solamente en español) de Cuidándonos Entre Mujeres asistieron 72 mujeres de 15 congregaciones, la Pastora Ofelia García llenó nuestros corazones y mentes con una enseñanza poderosa a través de actividades y símbolos compartidos. Caminamos en los zapatos de los demás, determinamos los límites de nuestro espacio personal y nos comprometimos a cuidarnos mutuamente en la seguridad, la sabiduría y la confidencialidad de la tienda roja (un lugar simbólico de hermandad y cuidando una a la otra que usamos durante el fin de semana).  El sábado por la noche, nos vestimos, celebramos nuestra belleza como mujeres, decoramos coronas y luego entregamos nuestra corona de creación única a una hermana en Cristo con palabras de afirmación y bendición. Luego, el domingo por la mañana, celebramos juntas la comunión y nos bendijimos mutuamente con una ceremonia de bendición. Recordé cómo Jesús usó parábolas, símbolos y ceremonias para enraizar profundamente la verdad en los corazones y las mentes de las personas. El ministerio holístico de enseñanza y práctica que usa nuestro espíritu, mente y cuerpo dejará un impacto mayor que la enseñanza sola.

Fue más de lo que esperábamos, una verdadera experiencia de la alegría de ver al Espíritu de Dios ir más allá de lo que podríamos haber esperado o imaginado. Desde nuestro taller de Cuidándonos Entre Mujeres (Sister Care) con las Mujeres Menonitas EEUU el año pasado, la pastora Letty Castro de Centro de Alabanza, Filadelfia y yo habíamos soñado con un evento en que las mujeres de habla hispana en Franconia y el Distrito Este pudieran venir, relajarse, compartir sus historias, orar juntas y recibir enseñanza sobre la curación y el cuidado personal. Fue realmente un esfuerzo de equipo. La pastora Ofelia García aceptó venir de la ciudad de México para ser la presentadora porque ella había apoyado el desarrollo de los materiales de Cuidándonos Entre Mujeres y tenía mucha experiencia en presentarlos en diferentes países. La Conferencia de Franconia acordó apoyar nuestros esfuerzos para alcanzar a las mujeres dentro de las iglesias de la conferencia y el Distrito Este. Congregaciones como Zion, Salford, Doylestown, Centro de Alabanza y Nueva Vida Norristown New Life nos apoyaron con becas. Los pastores ayudaron a correr la voz a sus miembros que hablan español. Un grupo del Centro de Alabanza trabajó duro para reunir el programa y los detalles. El personal del Spruce Lake Retreat Center nos apoyó a través del proceso de registro y la planificación del retiro.

A las pocas horas de estar juntas, setenta y dos mujeres de más de quince iglesias diferentes y al menos diez países diferentes compartían con una profundidad que nos sorprendió. Cuando compartimos en pequeños grupos, escuchamos historias de abandono de padres y cónyugues, abuso verbal, físico, sexual, dificultades matrimoniales, falta de perdón, enojo, pérdida de un hijo y mucho más. Escuchamos historias de fe de la gracia y el amor de Dios que se acercan para traer perdón, libertad, sanidad, esperanza, amor y un futuro. Lloramos, sonreímos, reímos, nos abrazamos y escuchamos. Nos animaron a no dar consejos ni sugerencias a menos que se pidiera específicamente, así que escuchamos un poco más y oramos por nosotras mismas y por los demás. El espacio se sintió seguro y nos entregamos a la experiencia y la comunidad.

Se extendió la invitación y llegaron las mujeres. Disfrutamos de la belleza de las montañas, los árboles y la creación de Dios. Nos alejamos de nuestro trabajo, hogares, familias y responsabilidades para cuidarnos a nosotras mismas y a otras mujeres iguales que nosotras. Compartimos profundamente y nos animamos mutuamente. Cuando nos fuimos y regresamos a casa, continuaremos invitándonos mutuamente a “Ven, camina con nosotros. El viaje es largo.”

Lucas 10:27 (NVI) ….“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser, con todas tus fuerzas y con toda tu mente”, y: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”