Representando a Jesús en West Virginia

por Andrés Castillo

Se necesitaron tres días para cavar la zanja que desvía el agua lejos de la casa de Lucretia Ford que vive en West Virginia, pero valió la pena cada segundo. “Aunque tratamos de divertirnos, no fue divertido.” Jim Longacre de la iglesia Menonita de Bally (PA) admite. “De la misma manera, sirviendo a Dios a veces no es divertido y puede ser mucho trabajo, pero es muy gratificante.”

La recompensa por el trabajo viene en forma de relaciones que los voluntarios de SWAP forman con aquellos que ayudan. Las congregaciones que se ofrecieron a través de SWAP (Compartiendo con la Gente de los Montes Apalaches) no sólo han estado sirviendo a la gente de los montes Apalaches, pero mutuamente compartiendo regalos con ellos.

SWAP, que es una organización del Comité Central Menonita (MCC), ha tratado de hacer las casas más seguras, más cálidas y secas para la  comunidad de los montes Apalaches por más de treinta años. En el verano del año 2018, unos grupos de las congregaciones de Bally y Blooming Glen (PA) sirvieron en la ubicación de SWAP en West Virginia. Allí, ellos completaron el programa de servicio de una semana que enfatiza las relaciones tanto como la reparación de casas.

Por mucho tiempo, el ministerio de SWAP en West Virginia normalmente alquilaron propiedades y no las compraron. Sin embargo, después de que SWAP se mudó de la ciudad de Elkhorn para la ciudad de Kimball, la iglesia Metodista Unida Houston le ofreció una oportunidad para comprar un edificio. Porque las congregaciones de Bally y Blooming Glen vieron este ministerio directamente, ellos decidieron ayudarles a comprarlo. “Cuando oímos de esta oportunidad que le dieron a ellos, nos dimos cuenta de que tal vez podíamos ayudarles con esto,” dijo Mike Gehman, que es líder de la juventud. Desde entonces, los miembros de ambas congregaciones, especialmente los jóvenes, han recaudado fondos para que SWAP pueda comprar la casa.

Además de alojar a los voluntarios, la casa proporcionará más flexibilidad para SWAP y enviará un mensaje positivo a la comunidad. “Al poner esto como un ancla, le decimos a la gente que tenemos la intención de quedarnos aquí,” dice Lee Martin, que es el coordinador de ubicación de SWAP. El también dijo que la gente de los Apalaches son muy importante para SWAP. Dondequiera que van, ellos escuchan historias, comparten comida, tocan las vidas y también tienen sus vidas tocadas por los miembros de la comunidad. Ellos tratan de deshacerse de las nociones preconcebidas de la gente sobre los montes Apalaches, compartir acerca de Jesús, y formar relaciones buenas con los miembros de la comunidad. 

Durante uno de los días de trabajo de Bally, uno de sus jóvenes que se llama Zack desapareció por algún tiempo. No estaba escapando del trabajo, pero estaba dentro hablando con la sra. Ford. Al final del día, ella lo había “básicamente etiquetado como su nieto adoptivo”, dice el sr. Longacre.

“Si tienes la oportunidad de sentarte y hablar con un propietario, eso no te aleja de tu trabajo. Ese es tu trabajo”, dice el sr. Martin. “El trabajo actúa como un lugar para construir relaciones”. Esta filosofía es una de las razones por las que las dos congregaciones fueron trasladadas para trabajar juntas para ayudar a SWAP a comprar sus nuevas instalaciones.

La misión de MCC de difundir “alivio, desarrollo y paz en el nombre de Cristo”, como lo describe el sr. Martin continúa a través de ministerios como el SWAP y quienes los apoyan. “Por extraño que parezca”, él dice, “representar a Jesús es nuestro trabajo”.