Aprendiendo a ser un Pacificador

Javier Márquez, “IVEP’er” sirviendo en la Conferencia de Franconia

“Uno de mis sueños más grandes es aprender cómo puedo ser un pacificador. Pero antes de ir a la academia de paz, la mejor manera de aprender es de otras comunidades. Quiero aprender sobre su dolor, su felicidad, sueños, frustraciones y preocupaciones. Así que quiero aprender sobre ustedes”, dice Javier Márquez, un pasante de comunicaciones con la Conferencia de Franconia este año.

Javier es miembro del Programa Internacional de Intercambio de Voluntarios (IVEP) del Comité Central Menonita (MCC). Su colocación es trabajar con el equipo de comunicaciones de la Conferencia y grabar historias de los inmigrantes que son parte de la Conferencia. IVEP es una oportunidad de trabajo voluntario e intercambio cultural de un año para jóvenes adultos.

“He estado considerando esta oportunidad con IVEP por mucho tiempo. Estoy muy emocionado de tener este increíble trabajo ”, dice Javier.

Celebrando el cumpleaños de su hermana con dos de sus cuatro hermanos y sus padres en su departamento en Bogotá.

Javier creció en su hogar en el territorio ancestral de Suacha, una ciudad en el centro de Colombia. Ahora vive en Bogotá, la capital. Tiene cuatro hermanos y su familia es numerosa, “como la mayoría de las familias latinas”, dice Javier. Es parte de la Iglesia Menonita de Teusaquillo en Bogotá, y él está orgulloso de su comunidad porque se toman muy en serio el llamado a ser pacificadores.

Javier también se ha tomado muy en serio esta llamada; rechazó el reclutamiento militar obligatorio de Colombia para hombres jóvenes, y al hacerlo entró en un proceso legal de dos años. Con el apoyo de la iglesia menonita en Colombia y la organización menonita Justapaz, Javier finalmente ganó su caso como objetor de conciencia. “Creo que el camino no violento de Jesús va más allá de negarse a ser parte de guerras y violencia, sino también de trabajar por la paz con pasión y compromiso”, reflexiona Javier.

Hace cuatro años, con amigos y el apoyo de Justapaz y la iglesia menonita, Javier comenzó un proyecto de activismo para que se difundiera el conocimiento sobre el derecho a la objeción de conciencia. El grupo ahora se llama CoNova y está compuesto por muchos tipos diferentes de jóvenes: estudiantes, escritores, enfermeros, DJ, abogados/as, psicólogos/as y más.

Javier bailando salsa con Evie, un IVEPer de Canadá en Orientation en Akron.

Cuando se le preguntó qué deberíamos saber sobre su país, Javier compartió: “Colombia es la tierra del café, salsa y Vallenato, orquídeas y esmeraldas, sancocho, aguapanela, arepas, ajiaco y bandeja paisa. Y es imposible no mencionar que Colombia es la tierra de El amor en los tiempos del cólera (por Gabriel García Márquez) y de Macondo (la ciudad ficticia en otra obra famosa de García Márquez, Cien años de soledad)”.

Javier llegó a Pensilvania a mediados de agosto y vive en el sur de Filadelfia. Cada mañana toma café colombiano y trata de leer un poema en inglés para aprender nuevas palabras. Todavía está aprendiendo cómo será un día típico; hasta ahora ha tratado de escuchar siempre con un enfoque intenso y abrir los ojos a todo lo que lo rodea para poder comprender las diferentes formas de hacer las cosas aquí.

“He aprendido que las calles son muy similares aquí; Digo esto en broma porque me he perdido dos veces. Nunca en mi vida he aprendido tantas palabras nuevas, pero al mismo tiempo, nunca he estado tan callado. He aprendido mucho ”, comparte Javier.

Javier ha estado visitando iglesias de inmigrantes como el Centro de Alabanza, el Philadelphia Praise Center y Indonesian Light, para conectarse con personas y escribir sobre sus historias de inmigrantes. Espera conocer a otros que bailan salsa, como le encanta hacer. Cuando regrese a Colombia después de su tiempo con IVEP, a Javier le gustaría trabajar como periodista o comunicador social.